0$ 0.00

No hay productos en el carrito.

Contaminación del aire: Conocimientos básicos y protección de los órganos respiratorios

¿Por qué es tan peligrosa la contaminación del aire en el lugar de trabajo?

Especialmente en el lugar de trabajo, la inhalación de aire contaminado puede provocar daños a largo plazo en los órganos respiratorios y en todo el cuerpo. Cuando las sustancias peligrosas, como las micropartículas, los gases y los vapores, entran en el torrente sanguíneo a través de los pulmones, suelen provocar enfermedades laborales, como la asbestosis, el asma o el cáncer.

En todos los sectores, los lugares de trabajo pueden estar expuestos a diversos tipos de contaminación del aire, que pueden tener causas y efectos muy diferentes: desde la construcción de carreteras y la minería, hasta el procesamiento de la madera o el metal o el uso de gases y sustancias químicas en los procesos de producción, pero también durante los procesos químico-biológicos, por ejemplo, en las plantas de tratamiento de aguas. También se sabe que los gases de escape de motores y máquinas son una fuente de contaminación atmosférica.

Para prevenir eficazmente la exposición a contaminantes en el trabajo, es necesario ser consciente de los riesgos de enfermedades laborales y tomar las precauciones necesarias.

Tipos de contaminación del aire en el lugar de trabajo que requieren protección respiratoria

Los contaminantes atmosféricos nocivos suelen ser toxinas, es decir, sustancias o compuestos que son perjudiciales para los seres humanos, los animales, las plantas, los organismos o los ecosistemas enteros.

Estas sustancias peligrosas se agrupan en dos categorías: sustancias de origen natural (como el polvo mineral) o sustancias sintéticas y producidas artificialmente (como los gases de escape de los vehículos).

Desde el punto de vista de la salud y la seguridad en el trabajo, los tipos de contaminantes atmosféricos procedentes de los aerosoles, los vapores, las fibras, el humo y el polvo son importantes y se presentan brevemente a continuación:

Es un término común para referirse a las diminutas partículas sólidas que se esparcen por el aire (partículas en suspensión). Si las partículas tienen menos de 5 micrómetros de diámetro, se clasifican como polvo fino, que puede ser inhalado en los pulmones.

Las micropartículas se clasifican a su vez en dos grupos: polvo fino primario y secundario. El polvo fino primario se libera directamente de la fuente (por ejemplo, a través del proceso de combustión).

Sin embargo, si las partículas se forman a partir de sustancias precursoras gaseosas como el óxido de azufre, el óxido nítrico o el amoníaco, se denominan polvo fino secundario.

La protección respiratoria es necesaria durante las tareas en las que se producen grandes concentraciones de polvo, como la molienda, el barrido o la perforación. Las máscaras respiratorias, por ejemplo frente al polvo de sílice o el peligroso polvo de amianto, protegen frente a la inhalación de polvo y polvo fino.

El humo es un aerosol que se dispersa en forma microscópica y está formado por gases de escape, partículas de polvo y gotas de vapor de agua. Suele liberarse a través del proceso de combustión. El humo es siempre una mezcla de sustancias sólidas y gaseosas.

Los gases de escape de las instalaciones industriales suelen denominarse gases de combustión. La temida intoxicación por humo puede producirse en los incendios de viviendas o a través de los gases de escape en habitaciones sin ventilación.

Los bomberos y los equipos de rescate también se enfrentan al humo y, por lo tanto, deben proteger primero sus propias vidas con respiradores con suministro de aire. En situaciones extremas, las capuchas de humo o de rescate pueden ayudar cuando los empleados necesitan ponerse a salvo.

Un vapor se define como un gas que, por lo general, sigue en contacto con el estado líquido o sólido a partir del cual se ha producido la evaporación.

Con el paso del tiempo, se alcanza un equilibrio dinámico en el que entra en el estado gaseoso exactamente el mismo volumen de partículas en estado líquido o sólido que se reconvierten desde el gas. En ese momento, el vapor alcanza el nivel de saturación.

Aunque el vapor gaseoso es invisible, el término “vapor” se utiliza generalmente para referirse a una mezcla visible de aire y gotas microscópicas de líquido. El término técnico para esto es aerosol o vapor líquido.

Los COV (compuestos orgánicos volátiles) son vapores procedentes, por ejemplo, de disolventes como pinturas, barnices, adhesivos o conservantes de la madera; en el lugar de trabajo pueden ser especialmente problemáticos.

Se refiere a una mezcla heterogénea en la que gotas microscópicas de líquido se dispersan en el gas. Un ejemplo de ello son las gotas de agua en el aire. Las sustancias están tan poco mezcladas entre sí que los componentes individuales pueden distinguirse a simple vista. Las distintas zonas de la mezcla tienen propiedades diferentes (como el color, la dureza y el estado de los agregados) de las zonas adyacentes.

La niebla y los aerosoles se vuelven peligrosos para la salud cuando las partículas se inhalan profundamente en los pulmones. Incluso los botes de spray desechables con contenido inflamable y altamente inflamable (por ejemplo, spray anticorrosivo, spray de contacto) pueden ser problemáticos en el lugar de trabajo.  Otros ejemplos son las nieblas de aceite procedentes de operaciones de corte o lijado, y el ácido. Debe evitarse la inhalación de estos aerosoles.

En sentido estricto, una sustancia es un gas cuando una masa compuesta por esta sustancia se encuentra en estado de agregación gaseosa a una temperatura de 20 °C y una presión de 1 bar (también conocido como estado estándar). Cuando esto ocurre, las moléculas de la sustancia tienen total libertad de movimiento y la masa llena el espacio disponible de forma completa y uniforme.

Las sustancias gaseosas pueden ser tóxicas o explosivas. Incluso los gases aparentemente inofensivos se convierten indirectamente en una amenaza para la vida si desplazan el oxígeno. En muchos casos se recomienda hacer una medición de control de los recintos cerrados en los que se sospecha que hay gas antes de entrar. Además de los detectores de gases, los respiradores con suministro de aire y los aparatos de respiración ayudan a los trabajadores en esas condiciones.

Enfermedades laborales comunes debidas a la contaminación atmosférica en el trabajo

Si las sustancias peligrosas no se manejan con cuidado en el lugar de trabajo, el resultado puede tener un impacto duradero en la salud humana que puede adoptar muchas formas diferentes. Los pulmones y otros órganos sensibles son especialmente vulnerables a estos impactos. En muchos casos, los efectos graves pueden pasar desapercibidos durante muchos años o incluso décadas.

Es importante seguir las instrucciones de seguridad y protección de la salud en el trabajo.

Muchas enfermedades comunes relacionadas con el trabajo, como las que se enumeran a continuación, pueden evitarse mediante medidas preventivas adecuadas, como una protección respiratoria eficaz:

Fuente:

Dräger México. Contaminación del aire: Conocimientos básicos y protección de los órganos respiratorios. Recuperado de https://www.draeger.com/

Hola, necesitas ayuda?